Una vez se cuenta con los permisos y licencias pertinentes comienza el desarrollo de las obras y una de las fases más importantes que es la Dirección de las obras en las que nos encargamos que lo que se ha Proyectado se lleve a cabo controlando cada parte del proceso constructivo, dando instrucciones precisas y solucionando las diversas cuestiones que puedan surgir. Para ello se llevan a cabo una serie de visitas semanales de obra las cuales varía en número y duración dependiendo de la fase de obra en la que nos encontremos, pudiendo llegar en determinados casos a ser prácticamente diarias.

Esta fase de Dirección de obras tiene varios puntos clave, los cuales requieren el mayor de los controles:

  • Replanteo e inicio de las obras.

  • Ejecución de elementos estructurales.

  • Ejecución de impermeabilizaciones.

  • Ejecución de instalaciones.

  • Control de los materiales colocados en obra.